Cría a tus hijos “sin límites” y te perderán el respeto. La importancia de decir “NO”

A veces no nos damos cuenta y, pensando que simplemente estamos dando cariño a nuestros pequeños, lo que realmente estamos haciendo es malcriarlos.

¿Quieres saber qué pasa cuando malcrías a tu pequeño y cómo solucionarlo a tiempo? 

¿Qué pasa cuando no impones límites a tus hijos?





Cuando no impones límites a tus hijos te faltarán el respeto porque habrás perdido toda tu autoridad. Se volverán impertinentes, egoístas, malhablados, poco dispuestos a trabajar en equipo, incapaces de manejar situaciones en las que no consiguen lo que quieren…

Entendemos que los límites pueden verse desde fuera como algo negativo, pero a la larga, agradecerás haber dicho NO unas cuantas veces en la educación de tu vástago.

Imponer límites en la educación de los niños: Reglas básicas

Hay varias reglas básicas que queremos enseñarte antes de empezar a imponer los límites a los más pequeños de la casa. Es importante tenerlas en cuenta, para no ser ni demasiado severo ni demasiado blando:

1 – Sé más concreto: Los niños necesitan saber qué tienen que hacer con la mayor exactitud posible. No vale con que les digas cosas como “pórtate bien”, es mejor expresar lo que esperas de ellos con frases sucintas y directas como, por ejemplo: “Mira antes de cruzar la calle” o “No hables con la boca llena”

2 – Rechaza su comportamiento, sin rechazarles a ellos: Cuando hagan cosas mal, no les digas que son malos, es decir, no les hagas sentir menos por hacer hecho algo mal, rechaza sólo su comportamiento: “Lo que estás haciendo no está bien” será una frase más adecuada que no menoscabará la autoestima de tu peque.

3 – Recalca lo que hace bien: También es importante que cuando haga las cosas bien se le remarquen. Porque sienta muy bien que cuando se hace algo bien se nos diga. Y con este gesto quedará reforzado en su recuerdo el buen comportamiento y será más fácil educarle correctamente, puesto que querrá agradarte y que te sientas orgulloso/a

4 – Ten autoridad: No nos referimos a que grites como si de un piscópata se tratase, no. Hablamos de que cuando quieras remarcar algo que ha hecho mal, lo hagas serio y con voz firme. Que las normas importantes no se cuestionen hará que ganes autoridad. Para ello lo único que tienes que hacer es reforzar esas normas convirtiéndolas en cotidianas.

Estas son las normas más importantes a seguir para poner normas en la educación de nuestros hijos de la forma más adecuada posible.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *