Cómo perder el miedo a ser mamá: las 5 claves esenciales

El miedo de no ser buena madre o buen padre afecta a mucha gente y, al final, pesa mucho en la decisión de tener un hijo. Es normal tener miedo a todo lo que desconocemos y, antes de tener a nuestro primer retoño en brazos, sentiremos pánico.

Pero en debebés te damos las claves para para perderle el miedo a la maternidad.

1 – Tener un hijo es más fácil que nunca

No es broma, tener un hijo en pleno siglo XXI es más fácil que nunca. Con google a tu disposición, tienes más información disponible de la que ninguna generación de padres ha tenido en la historia, y a tan solo un click de distancia.

Y ya no hablamos de google, también contamos con todo tipo de redes sociales como twitter y facebook donde encontrarás personas y comunidades dispuestas a ayudarte en esta aventura.

Por no hablar de youtube, donde puedes encontrar miles de vídeos y tutoriales sobre cualquier tema de maternidad.

Por miedo a la falta de información no va a ser.

2 – Acepta los errores

Tener un hijo es más fácil que nunca, sí. Pero por desgracia a ser mamá se aprende con la práctica y en esa práctica cometerás errores. Pero no hay nada dramático en equivocarse, todos lo hacemos y es el proceso natural de aprendizaje de los seres humanos.

Equivocaos y aprended de los errores, es la forma más sencilla de llegar a ser buenos padres.

3 – Confía en tu instinto

Tu instinto maternal te ayudará a tomar decisiones correctas. Sabrás sin ninguna duda que es lo mejor para ti y para tu bebé. El instinto es algo natural en una mamá y seguro que en los momentos necesarios, sabrás emplearlo sin problemas.

4 – Olvídate del miedo

El miedo se disipa con la acción. Hay experiencias que parece que dan mucho miedo, como por ejemplo saltar de un paracaídas y sin embargo, una vez saltas, te das cuenta de que no era para tanto.

En una frase de Will Smith “Las cosas más maravillosas de la vida se encuentran al otro lado del miedo.” Os recomendamos encarecidamente ver el vídeo:

5 – Serás una mamá genial

Date cuenta de que el propio hecho de preocuparte por tener un hijo te hace estar siendo una buena mamá. Esa preocupación por tus pequeños es la que marcará la diferencia entre ser o no ser una buena mamá.

Desde debebes te damos la enhorabuena, porque la preocupación y el miedo son el primer paso para ser una mamá genial.

Os dejamos un vídeo de la experiencia de isashopaholic que seguro os encantará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *