Viajar embarazada, ¿es posible? | preguntas frecuentes y consejos

No hay inconveniente en pasar unos días fuera de casa
si todo va bien. La mayoría de las dudas surgen con
los detalles del viaje, la letra pequeña. Respondemos a
algunas dudas que nos han llegado a la web.

Quiero regalar un viaje a mi mujer
embarazada. ¿Cuál es el mejor
momento?

María de la Calle, ginecóloga de la Unidad de
Tocología de Riesgo del Hospital la Paz de Ma-
drid, asegura que se puede viajar en cualquier
momento del embarazo, siempre que este no
sea de riesgo ni exista una enfermedad mater-
na o fetal que lo desaconseje. «Ahora bien –
matiza- siempre que sea posible es mejor pro-
gramar el viaje en el segundo trimestre de la
gestación. Entre las semanas 12a y 28a el ries-
go de parto prematuro es mínimo, las moles-
tias de los primeros meses (náuseas o cansan-
cio) han disminuido y la mujer aún no ha gana-
do tanto peso como para sentirse incómoda».

¿Qué tengo en cuenta
para elegir el destino?

En cuanto a los mejores destinos, la Dra. de la
Calle comenta que «todo es posible, pero hasta
que nazca el bebé es mejor aparcar los lugares
exóticos y el deporte de aventura, sobre todo
aquellas zonas con deficiente sanidad o donde
los mosquitos, el agua y los alimentos sin tratar
puedan transmitir enfermedades, con vacunas o sin ellas

¿Qué medio de transporte
es más recomendable?

El tren es una de las mejores opciones, ya que
permite caminar. En el lado opuesto, quizás se en-
cuentra el autobús, como el medio de transporte
más incómodo durante la gestación, pues las po-
sibilidades de movimiento son mínimas.

El coche también es una buena alternativa, por-
que podrás parar siempre que sea necesario. En
este caso, María de la Calle recomienda «hacer un
descanso cada dos horas para estirar las piernas
diez minutos, ir al baño y comer algo».

En cuanto al avión, es un sistema cómodo, rápi-
do y seguro… con ciertas precauciones. Permane-
cer mucho tiempo sentada puede provocar pro-
blemas circulatorios, lo que hace años se llamó
«síndrome de la clase turista». Para evitarlo, con-
viene dar paseos por el pasillo, mover las articula-
ciones, estirar los brazos y, en definitiva, caminar.

Estoy de 33 semanas y viajo en avión, ¿pueden
prohibirme el embarque?

Lo más recomendable es acudir directamente a la
compañía aérea con la que vas a viajar y pedir que
te informen, porque las condiciones varían entre
unas y otras. Muchas de ellas exigen una autori-
zación médica del ginecólogo superada la sema-
na 28a, donde se indique las semanas de gesta-
ción en el momento del vuelo, la fecha prevista
del parto y que no existen contraindicaciones pa-
ra viajar en avión.

Además, algunas compañías aéreas son muy
restrictivas. Lufthansa, por ejemplo, no permite
viajar a partir de la semana 28a en caso de em-
barazo múltiple, aunque la mayoría lo retrasa a la
semana 32a. Si la madre espera un solo hijo, mu-
chas aerolíneas no dejan que suban a sus aviones
a partir de la semana 36a.

Conviene que te identifiques como mujer em-
barazada al personal aéreo para embarcar antes
que al resto de pasajeros y, si es posible, reservar
un asiento en primera fila, donde hay más espacio
al no tener otros asientos delante.

Si me mareo en el viaje, ¿puedo tomarme las pastillas estando
embarazada?

Se desaconseja tomar pastillas, chicles o jarabes
contra el mareo durante la gestación sin consul-
tar antes al médico. Para evitar las náuseas, es me-
jor chupar algo con glucosa, como un caramelo.

Respecto a si hay que tomar medidas especia-
les, la Dra. de la Calle aconseja «procurar no via-
jar con el estómago vacío y llevar provisiones que
puedan aliviar las náuseas o quitar el hambre en
un momento dado, si no se puede parar durante
el trayecto».

Y tanto en el viaje como al llegar, añade que «es
aconsejable beber mucha agua, sobre todo si se
elige un destino caluroso, ya que ayuda a aliviar la
retención de líquidos propia del embarazo».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *